COMUNICADO POR LA DECISIÓN DEL TS EN RELACIÓN AL IMPUESTO SOBRE ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTADOS

ÁGORA JUDICIAL quiere hacerse eco del dictado de la Sentencia núm.1.505, de 16 de octubre de 2018, en virtud de la cual la Sección 2ª de la Sala 3ª del Tribunal Supremo ha establecido como doctrina que es la entidad financiera el sujeto pasivo del impuesto sobre actos jurídicos documentados; y ello, cuando tal impuesto se devenga con motivo de la formalización de una escritura de constitución de préstamo con garantía hipotecaria. ÁGORA JUDICIAL se felicita de una decisión que, amén de esclarecer el verdadero sentido de las normas tributarias, debería traducirse en un claro beneficio para el conjunto de la ciudadanía.

ÁGORA JUDICIAL contempla con suma preocupación la decisión de la presidencia de la Sala 3ª del Tribunal Supremo consistente en someter a reconsideración la nueva doctrina mediante la remisión al Pleno de la Sala 3ª de otro recurso de casación que verse sobre la misma controversia. Somos conscientes del impacto que la Sentencia de 16 de octubre de 2018 ha tenido en los consejos de administración de las entidades financieras. Unas entidades financieras que en muchos casos han venido disfrutando de importantes ayudas a costa del contribuyente. Pero nos preocupa mucha más que pueda quedar (más) maltrecha la imagen de la Justicia ante la opinión pública, la cual puede formarse un criterio de que nuestras instituciones son fuertes con los débiles y débiles con los fuertes. O peor aún: que la verdadera norma suprema de este país no es la Constitución sino la fuerza del dinero.

Barcelona, 19 de octubre de 2018