En relación con las acciones de protesta convocadas para los próximos días por un conjunto de asociaciones de la carrera judicial y fiscal, AGORA JUDICIAL desea expresar:

1. Que comparte las reivindicaciones formuladas por las asociaciones convocantes, en cuanto a una mejora sustancial de las condiciones profesionales de las carreras judicial y fiscal, a la fijación de unas cargas de trabajo razonables y a unas condiciones de jubilación dignas.

2. Que comparte del mismo modo el deseo de una mejora sustancial de los elementos técnicos, materiales y logísticos del Servicio de Justicia, siempre que se respeten las competencias propias de las Comunidades Autónomas.

3. Que no secunda la convocatoria realizada, pues se presenta como una aceptación de la totalidad de las reivindicaciones, no compartiendo algunas de ellas, ni la forma en la que se plantea. Ello no obsta a que los asociados puedan secundarla como opción personal.

En este sentido, manifiesta sus reservas en cuanto a las propuestas relacionadas con la elección de vocales del Consejo General del Poder Judicial, puesto que el defectuoso funcionamiento del actual sistema de designación parlamentaria puede deberse más a la perversión de su uso que a su inadecuación como modelo.

Considera que cuestiones de esta índole deben abordarse, no de modo puntual y descontextualizado, sino en el marco de una reflexión global de la función jurisdiccional, sin olvidar que cualquier reforma que afecte al modelo de funcionamiento del Consejo General del Poder Judicial no solo incide en los derechos profesionales de las juezas y jueces sino también en el conjunto de la sociedad.

AGORA JUDICIAL quiere poner de manifiesto la degradación de las condiciones en que se está desempeñando la función jurisdiccional, que comporta una desvalorización de la misma a todos los niveles.

Finalmente, AGORA JUDICIAL debe denunciar, una vez más, la judicialización de la política y la regresión de la tutela judicial de derechos fundamentales de la ciudadanía, en perjuicio de la imagen de la función judicial y del principio de división de poderes. Reivindica, por ello, una reflexión en profundidad, no tanto de la función o de la elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial, sino del papel del propio Poder Judicial en nuestro Estado Social y Democrático de Derecho, así como de la forma de acceso, selección y formación de los miembros de la carrera judicial.

Barcelona, 4 de abril de 2018